miércoles, 24 de mayo de 2017

'Preciosa y peligrosa', un cuento "sexy noir" en la revista DRAGARIA


'Preciosa y peligrosa', un cuento "sexy noir" para los lectores y lectoras de DRAGARIA. (Me encanta la definición que le han puesto). Un millón de gracias, es todo un honor.

El tiempo pasa despacio cuando el cañón de una Glock fija su único ojo en tu pecho. Y así es como me encuentro yo ahora, sentado en un butacón raído, en pelota viva, con el cable del ADSL enrollado alrededor del pecho para sujetarme los brazos al respaldo. Con todo, lo peor de estar inmovilizado es la gota de sudor que resbala por mi frente y me escuece en el ojo sin que pueda rascarme.
Suspiro. Todavía huelo a ella.
Ella es la culpable de que me encuentre en esta situación. Ella es quien sujeta la Glock, quien me apunta con ella y con sus pezones, todavía erizados. La verdad es que sólo la proximidad de la muerte podía hacerme apartar la atención de su cuerpo desnudo.
No me entiendas mal, siempre tuve claro que venía a por mí. Su estilo, su ropa barata y su perfume caro, su lenguaje corporal, me decían que era policía desde la primera vez que me habló en el bar. Las morenas esculturales no suelen echárseme encima en la barra del Two Jakes. Qué demonios, la dejé hacer.
El sexo ha sido excelente pero su habilidad para inmovilizarme con el cable en el sillón orejero, sencillamente impresionante. Sin duda la he subestimado. Por culpa de la absurda creencia hollywodiense de que un poli jamás matará a sangre fría, he descuidado esconderle el arma o al menos quitarle las balas. Ahora, el primer disparo casi me vuela la oreja. Está preciosa, en cambio, incluso mientras me mira ceñuda a través de los hilos de humo que escapan de la pistola. Preciosa y peligrosa. Algo me dice que el siguiente disparo me romperá el corazón. Cuanto menos le hará un agujero.


Puedes terminar de leerlo en el siguiente enlace: 

No hay comentarios: